Corrrrrrnify!!

Cornify

domingo, 24 de julio de 2011

Dices que quieres morir.

Cuando en realidad, sólo quieres ser salvado.

Siempre nos preguntamos si cuando nos vayamos, alguien nos echará de menos.

Siempre habrá alguien que lo haga. A veces, es la persona que menos esperamos que sea.
Pero la cuestión es que SIEMPRE habrá alguien ahí, a tu lado, para apoyarte, aunque no lo veas.

Hay veces que me veo demasiado repetitiva, creo que siempre digo lo mismo, y eso no me gusta. Pero, ¿qué le voy a hacer?

sábado, 23 de julio de 2011

Momentos what the fuck.

O también llamados momentos de bipolaridad extrema.

Ese momento en el que un día estás por los suelos y al día siguiente estás pegando saltos como una idiota.
Pero a los 3 segundos y medio, tropiezas, caes y no hay quién te levante.

Pero la vida del adolescente, es siempre esa, un día feliz, dos tristes.
Y la vida son tres días y ya vamos por el segundo.
Así que a esforzarse por sonreír, que no cuesta mucho.

No son buenos tiempos para nosotros, pero ¿qué se le va a hacer?

jueves, 21 de julio de 2011

Esa sensación que te viene de vez en cuando.

Esa sensación, esa maldita sensación, joder.
Ese momento de la vida en el que piensas: ¿qué coño está pasando, joder?
Porque, todos tenemos derecho a ser felices, ¿no?
Pero... A la misma vez, no siempre podemos serlos.
Nos olvidamos de agradecerlo cuando lo somos, y nos lamentamos de no serlo cuando no lo somos.

Y piensas, ¿si tú puedes, por qué no yo?
Y te da asco la vida, porque no te hace caso, pasa de ti.
Ves a los demás sonriendo, con sus amigos, y tú ahí, plantada, sola, sin poder sonreír a gusto.

Porque todos necesitamos a alguien que nos dé un abrazo de vez en cuando, ¿no?
¿Por qué yo no lo tengo?
¿Por qué?
¿Por qué yo no tengo derecho a ser feliz?
¿Por qué es siempre la misma sensación de que algo está mal?
¿Pero qué es lo que está mal?
Mi vida entera, supongo.

He cometido muchos errores, y lo sé, soy consciente de ellos.
Pero... Muchas veces, no sabes cuáles son los que has cometido, y te sientes peor, porque sabes que lo acabas de hacer.


Esas ganas de mandar a la mierda a más de uno...
Y un día, lo conseguirás, los mandarás lejos, y tú también te irás, muy lejos, muy, pero que muy lejos de aquí.

Piensa en positivo, ya les darán por saco a ellos, ya les pasará algo a ellos.
Y vendrán a buscarte, y tú podrás decir, con la cabeza bien alta: Vete a la mierda.

Y ahora, por favor, sonríe, por ti, por mí, por el mundo, por lo que te espera.
Haz un esfuerzo, pero aunque te cueste, inténtalo.
Sé que puedes, sé que eres fuerte, puedes hacerlo.

lunes, 11 de julio de 2011

Todos tienen una historia que contar.

Un pasado oculto, recuerdos en el olvido.
Sólo hay que saber escuchar, sólo hay que saber estar en el sitio adecuado en el momento adecuado y actuar de maneras adecuadas.
Porque hay veces que un abrazo a tiempo, es mejor que muchos "te comprendo" después.

Pride.

Puedo ser muy infantil, tener cosas en la cabeza que una persona normal de mi edad no tendría, decir cosas que la gente normal no diría, hacer cosas que la gente normal de mi edad no haría.
Pero puedo decir con la cabeza bien alta que me alegro de ser como soy.
Con mi cuerpo perfectamente imperfecto, con mi obsesión por los pokémon, con mi pelo de forma extraña, mi perfil arrogante, mi enorme nariz, con zapatillas aunque se me asen los pies, con la piel más blanca que Edward Cullen.

¿Pero sabes qué? La gente como yo se lo pasa mejor que la gente que está siempre enfrascada en sus cosas, en sacar buenas notas, en ser popular. En ser perfecto.
Me alegro de ser una más, pero a la vez, de ser especial.
Porque, ¿a cuánta gente ves tú ahora con un tamagotchi de llavero? ¿a cuánta gente ves que siga jugando al Pokémon Amarillo de la Game Boy Color? ¿A cuánta gente ves tú en Julio con Converse? ¿A cuánta gente ves tú que se ría tanto como yo?
Me alegro de ser diferente.

Estoy orgullosa de decir que a mis 16 años ni he fumado, ni he bebido, ni he follado, cuando mucha gente mucho más pequeña que yo, ya lo ha hecho. ¿Que me estoy perdiendo algo? Sí, puede ser. Pero el tiempo que paso sin pensar en cuántas copas me he bebido ni en cómo he acabado ahí, lo gasto en pasármelo realmente bien de la forma más natural posible.
Me alegro de poder decir que escribo bien, que me gusta leer, escuchar música y hablar en inglés y ver películas en los cines. Pero no las pelis de ahora, las pelis antiguas. Los clasicazos de toda la vida.





Me alegro de ser yo.

Mientras tanto en un mundo paralelo...

Todo va sobre ruedas y nadie tiene problemas.
La gente anda del revés, comen gente, y no ven.
No sienten ni padecen, sólo se preocupan del presente.
No meten la pata, no odian a las ratas.
La gente es diferente, la gente es especial.
Mientras tanto, aquí, como nos gusta agobiar...
Meternos en problemas, y si no hay, crearlos nosotros mismos.
Si es que parece que estamos faltos de cariño.
Que puede que sea eso, un abrazo lo cura todo.
Pero en ese aspecto, todos parecen mancos.
Nadie te mira cuando lo dices, nadie te hace caso.
Pero nosotros tampoco lo hacemos cuando a alguien le pasa algo.
Somos sólo hipócritas, que pensamos que somos lo único importante.
Y, en verdad, sólo somos los más ignorantes.